Se jugaba, en el Gigante de Arroyito, el partido entre Rosario Central y Tigre. Y de pronto un proyectil impactó en la cabeza de Gustavo Alfaro:

Embed

El árbitro Diego Ceballos le consultó si podía seguir y su respuesta fue: "Por un boludo no vamos a cortar el partido, pero el fútbol argentino da vergüenza".

alfaro agresion.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia