Pasaron 15 años para que Central Norte pudiera jugar nuevamente en su cancha. Alentando recorrió las
afueras del estadio para ha­blar con la gente y mostrar todo el color de una verda­dera fiesta cuerva.


Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia