Cuando el plantel de Gimnasia y Tiro pisó la cancha, en ese justo momento, apareció Luis Rueda caminando tranquilo y ante casi la indiferencia de los hinchas se instaló en la Preferencial de la Virrey Toledo. Vestido con un short deportivo, remera roja, y una gorra del mismo color, el ex DT del albo siguió las alternativas del encuentro ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo en forma atenta. De vez en cuando emitía algún comentario, casi siempre a pedido de alguna persona que estaba cerca de él. "Yo sacaría a Vega y pondría a Prietto", se le escuchó decir ante una requisitoria, algunos lo miraron raro, porque el defensor es uno de los predilectos de los hinchas, pero además hizo delirar a los hinchas ante Unión Aconquija. Otro, en voz baja, y que había escuchado de refilón el comentario, largó: "Con razón está sentado acá con nosotros ...", como no entendiendo esa variante que el Cóndor proponía.

Cansado de los gritos de algunos que evidenciaban haber hecho la "previa" con algo de alcohol antes del encuentro, Rueda dejó su lugar, y se fue casi hasta el otro extremo de la tribuna. Se ubicó cerca del área del ataque de Defensores de Belgrano en el ST, es decir, donde está la Bandeja.
Cuando terminó el partido bajó los escalones uno a uno, habló con algunos hinchas, y dejó atrás el Gigante al que volvió después de dejar de ser el entrenador albo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia