La desazón por el duro cachetazo recibido en el sur de Tucumán frente a Concepción Fútbol Club en la final de ida por el ascenso ya es historia para Mitre. Poco tardó el grupo en asimilar el golpe y dar vuelta la página tras el 0-3 de los primeros 90 minutos y sobra la confianza. Para ello, pese a las gestiones realizadas por la presidenta del club, Blanca Chacón Dorr, para volver a jugar en el Pascual Soler en la definición del título, los jugadores del ciclón hicieron un singular pedido: jugar en el Martearena, escenario que mejor se adapta al juego en el que Mitre confía para dar vuelta la historia, al ras del piso y con circulación del balón.
La definición por el ascenso será el domingo, a las 18, en el mundialista. Para esta ocasión, el DT Roldán piensa plasmar en cancha un equipo con vocación netamente ofensivo con tres defensores, dada la obligación de golear. El ciclón tendrá dos bajas sensibles, ya que a la de Álvaro Navarro por expulsión se suma la de José Molina, que llegó a la quinta amarilla.

Villar es merengue
El ahora exenganche de Central Norte es parte del éxodo de jugadores en el cuervo tras el fracaso. Ricardo Villar ya es refuerzo de Altos Hornos Zapla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia