El español David Ferrer, noveno del ranking mundial, se impuso ayer al argentino Juan Mónaco (66) en tres sets y avanzó a semifinales del ATP 500 de Río de Janeiro en un encuentro en el que también tuvo que derrotar al calor infernal que sufrió en la cancha.
El de ayer era el primer juego que disputaba Ferrer de día -con tiempo soleado, sensación térmica de 42 grados centígrados y 53% de humedad- y lo selló con parciales de 6-3, 4-6 y 6-2, en poco más de dos horas.
El primer set fue casi un paseo para el español, segundo sembrado del torneo, que se lo llevó con un juego agresivo y sólido al que Mónaco no supo resistir. Pero el de Tandil sacó la garra en el segundo -que arrancó perdiendo su servicio- y consiguió dar batalla, con un juego rápido, con ritmo, que le permitió forzar el set definitivo.
El punto de quiebre en el tercero fue la ruptura de servicio de Mónaco en el tercer game (2-1) y luego en el quinto (4-1), con algunas fallas en el saque y falta de precisión en las jugadas (hizo 28 errores no forzados frente a 19 de Ferrer).
Así, la confianza del segundo set se fue mermando y terminó por firmar la capitulación.
Ferrer es el primer clasificado a semifinales en la que se medirá al ganador del partido entre el local Joao Souza (88) y el austríaco Andreas Haider-Maurer (74), que jugaban a continuación.
Su compatriota Rafael Nadal, tercero del mundo y defensor del título, buscaba su pase a la siguiente fase en el último partido de la jornada frente al uruguayo Pablo Cuevas (23).
En tanto, justo antes que el mallorquín, el italiano Fabio Fognini (28 y cuarto sembrado) enfrentaba al argentino Federico Delbonis (63) para llegar a la penúltima ronda.
El Río Open se disputa hasta mañana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia