Mientras se espera por la oficialización de los primeros cruces de este viernes frente a Italia, la Legión se entrena pensando en sortear esta llave de cuartos de final y Juan Mónaco indicó que el grupo que se armó es muy bueno.
"Existe un clima de mucha armonía, una energía positiva que permite que todo fluya mejor, eso potencia al equipo", expresó Mónaco luego de la intensa práctica que llevó adelante en la cancha central del estadio Circolo Tennis Baratoff.
Mónaco será seguramente el singlista número dos del equipo argentino en los puntos que se jugarán el viernes, mientras que el número uno quedará para Delbonis, mientras que Del Potro y Pella es probable que asuman el dobles del sábado.
"Este año fui muy regular en mis resultados y para la Davis entrené de dos a tres horas por día desde hace una semana, ya que empecé en Buenos Aires. Tengo ganas de jugar, siento que estoy ante una nueva oportunidad y quiero aprovecharla", añadió 'Pico', quien seguramente se enfrentará el viernes con Fabio Fognini, en mejor del equipo italiano.
El tandilense se refirió finalmente a la importancia que representa para la Argentina el regreso al equipo de Del Potro, el campeón del US Open en 2009 y número cuatro del planeta en 2010.
"Su presencia es importante, se trata del jugador de más jerarquía que tiene Argentina y suma mucho tenerlo, como también influye en el rival, ellos saben que tenemos una carta importante para utilizar en cualquier momento", subrayó Mónaco, aún transpirado luego haberse entrenado, en una jornada en la que el calor dio una tregua con una temperatura de 27 grados, aunque con mucha humedad.

Entrenamiento entre tandilenses

Del Potro y Mónaco pelotearon durante un cuarto de hora y luego jugaron casi 50 minutos un partido "caliente", que concluyó 4-3 en favor de "la Torre de Tandil", bajo la atenta mirada del capitán argentino Daniel Orsanic, y también de los asistentes del conductor italiano, Corrado Barazzutti, una suerte de espías en la cancha central del Circolo Tennis Baratoff.
Mónaco mostró un gran nivel, sobre todo en la devolución del servicio ante un sacador como 'Delpo', y también estuvo preciso con la derecha, lo que generó elogios de Orsanic y también de su coach, Sebastián Prieto.
Del Potro mostró progresos con su revés a dos manos (le cuesta todavía con la muñeca izquierda tres veces operada) y estaba adelante 4-3 cuando finalizó el tiempo de cancha, lo que impidió a Mónaco disponer de su saque, ya que el equipo italiano ingresaba de a poco para una práctica entre Fabio Fognini y Andreas Seppi.
Mónaco lució muy concentrado y hasta tuvo tiempo de pedirle que hagan silencio a los operarios que realizaban refacciones en las tribunas para acondicionarlas, a menos de 48 horas del inicio de la serie.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia