Juventud Antoniana no tiene paz fuera de la cancha. Pese al gran momento futbolístico que atraviesa el equipo de Alberto Pascutti, la violencia de los barrabravas no cesa y cada vez se agrava la relación con la dirigencia.
Sucede que estos mafiosos volvieron a hacer de las suyas en Tucumán, el lunes pasado donde el santo goleó San Jorge por 4 a 1. Luego del partido entraron dos hinchas al vestuario para robar ropa y agredieron al utilero, Walter Paz.
Pepe Mutatore, el presidente de la institución de calle Lerma y San Luis, casando de estos vándalos denunció que la dirigencia de San Jorge, encima, les habrían permitió el ingreso a los barras.
Pero lo peor vino después. El titular santo contó luego que recibió amenazas de toda índole, "dijeron que irán a mi casa y que suspenderán el partido. Es gente de la agrupación La Uno", dijo en el programa Equipo 10.
Desbordado por la situación que lo acongoja, Pepe Muratore se despachó: "Se lo que se puede venir, pero no tengo miedo. La Policía ya lo tiene que saber, si no nos ponemos firmes entre todos no lo paramos más", expuso y ratificó: "No más entradas de favor, están calientes porque pedimos el derecho de admisión y no lo vamos a levantar", dijo el titular antoniano.
A todo eso, las autoridades policiales deberían tomar nota y actuar en consecuencia.
Juventud recibirá el domingo a Zapla (sin hinchas visitantes) en el Martearena. Partido que ya está bajo amenaza de suspensión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia