"Para mí, fue el mejor jugador de San Martín de todos los tiempos", señala con convicción Roberto Albornoz, historiador del club San Martín de Tucumán, que acaba de perder a una de sus máximas glorias futbolísticas. Esta mañana falleció a los 76 años Federico Armando Akemeier, que padecía una enfermedad terminal, era casado y padre de dos hijos.

Nacido en General Vespucio (Salta), formó una dupla inolvidable con su coterráneo Roberto Karanicolas allá por la década del 60, vistiendo la camiseta ‘albirroja‘ y ambos integraron el seleccionado tucumano que fue campeón argentino en Bahia Blanca (1963) derrotando en la final a Paraná 3-1.

Fue un goleador de aquellos, dueño de un formidable remate que combinaba potencia y dirección. Estuvo en la mira de varios clubes porteños, pero finalmente fue declarado instransferible por el club de La Ciudadela. Con el ‘santo‘, fue campeón del Competencia (1964), campeón de Honor (1965), Anual (1966 y 1967), y tuvo como compañeros de equipos a otras destacadas figuras como Valperga, Ricardo Íñigo, Segundo Corvalán, Luna, Del Prado, Luis Urueña, Meija, entre otros. (FUENTE LA GACETA DE TUCUMÁN)


Su paso en el fútbol salteño

Akemeier intengró aquel gran equipo de Gimnasia y Tiro campeón invicto en 1960 donde tuvo como compañeros al arquero el ruso Koss, a Raúl López, Juan C. Martínez, el bruto Racedo, el chueco Medina y Defrancesco, entre otros. Ese año también integró el combinado de la Liga Salteña de Fútbol en la Copa Adrian Beccar Varela.

En 1962 lo quiso llevar River Plate, incluso participó de un amistoso con la casaca de la banda roja, pero los millonarios nunca se pusieron de acuerdo en lo económico con la entidad de la Ciudadela.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia