El uruguayo Alcides Ghiggia, que enmudeció al estadio Maracaná el 16 de julio de 1950, cuando con su gol el seleccionado "celeste" venció por 2 a 1 al local Brasil para consagrarse campeón del mundo, falleció ayer en Montevideo, a 65 años de aquel hecho histórico.
Ghiggia tenía 88 años y era el último sobreviviente de aquel equipo que escribió una página histórica e imborrable en la historia del fútbol mundial.
Quien fuera un hábil delantero por derecha falleció este jueves de un paro cardíaco y pasó a integrar la nómina de ilustres campeones gestores del "Maracanazo" como el capitán de aquel equipo, Obdulio Varela, autor de la frase "cumplidos sólo si somos campeones", vertida antes de aquella final, pero que después de ella se fue por los bares de Río de Janeiro "para compartir el dolor con los hinchas brasileños".
Otros destacados de aquel equipo inolvidable fueron el arquero Roque Máspoli, el autor del primer gol de esa final, Juan Schiaffino, junto a Oscar Pérez, Víctor Rodríguez Andrade, Julio López y Matías González, entre más.
A tal punto repercutió socialmente aquel episodio que según evaluó el cantante uruguayo Jaime Ross, eso determinó muchos compartimientos de sus compatriotas.
El inefable Ghiggia no había dado indicios de problemas de salud en los últimos tiempos más allá de lo usualmente atribuible a su edad, y en los últimos años había recibido varios homenajes como "el último prócer" del fútbol "charrúa".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia