El fútbol, siempre el fútbol, vuelve a pagar los costos de los flagelos que no se pueden -o no se quieren- erradicar y los platos rotos de los violentos (los menos). La familia y el hincha genuino, tanto el de Juventud como el de Gimnasia y Tiro, vuelve a sufrir las consecuencias de aquello que deben solucionar los “de arriba” y los que están obligados a otorgar seguridad. Los santos genuinos, que son la mayoría, serán privados de presenciar el debut de su equipo en el torneo Federal A, justamente en un clásico. Y los albos, los que sí podrán decir presente, no tendrán la devolución del folclore al frente suyo. Lo cierto es que, tras el fracaso del operativo del choque entre cuervos y albos por Copa Argentina en el Martearena, y luego de la reunión del comité se seguridad deportiva llevada a cabo ayer por la tarde en la sede de la Liga Salteña, desde la fuerza se pusieron firmes con la postura de que el clásico del domingo entre Gimnasia y Juventud solo se podrá jugar con las dos hinchadas en el Martearena, ya que el Gigante del Norte no brinda las garantías necesarias para llevar a cabo este espectáculo (influye la presión y las constantes y válidas quejas de los vecinos de la Vicente López). Pero ante la negativa de Gimnasia y Tiro, el anfitrión en el clásico que se viene, de ceder su patrimonio físico para hacer de local en otro escenario, se resolvió que el choque por la primera fecha del Federal A de transición 2016 se jugará en la Vicente López, a las 18, solo con hinchas de Gimnasia.
Marcelo Mentesana, titular del albo, explicó esta postura en diálogo con Alentandooo. “Dijimos que no nos íbamos a mover de nuestra cancha. Nuestro simple mensaje fue que hay que saber tomar decisiones con sentido común y tratar que se normalicen las cosas. Y lo más normal en este caso es que seamos locales en nuestra cancha. Nos organizamos para mantener la localía, pusimos nuestra cancha en condiciones. No somos expertos en seguridad y aceptamos las decisiones de los organismos, pero la mayoría de los últimos antecedentes en clásicos se produjeron en el Martearena y no en cancha de Gimnasia”, sentenció el presidente del millonario, para luego brindar detalles sobre la reunión. “La Policía reconoció que hubo errores en el operativo, en la distribución de las hinchadas. El cambio de operativo a último momento y la desinformación produjeron que la gente de Gimnasia no la pase muy bien, esté insegura y no sepa por dónde entrar. Esperamos que el domingo sea un partido normal, que la gente nuestra con más razón nos acompañe ya que esta vez no habrá riesgos de enfrentamientos. Apostamos a un clásico en paz más allá del perjuicio económico”, concluyó Mentesana.
El dirigente aclaró que esta decisión no marca una postura a futuro y que la próxima semana se definirá si irán o no hinchas de Central al Gigante para la revancha por la Copa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia