Las cosas se le simplifican a uno de los mejores tenistas de la época actual cuando juega en su tierra. Rafael Nadal dejó en el camino ayer a su compatriota Albert Montañés, a quien derrotó en los octavos de final del ATP de Barcelona por un doble 6-2, clasificándose así para cuartos de final. "Fue un día extraño porque llovió toda la mañana, pero la verdad es que no hay comparación entre hoy (jueves) y ayer", indicó el tenista de 29 años, aludiendo al viento presente durante su partido precedente ante Granollers. "Ahora voy a descansar y puede incluso que vaya al cine", indicó.
Nadal, número cuatro del mundo, podría igualar la marca del argentino Guillermo Vilas de 49 títulos sobre tierra batida si conquista el torneo de la capital catalana una semana después de ganar el Masters 1000 de Montecarlo.
El ganador de catorce Grand Slam se postula como máximo favorito para lograr un nuevo título en su superficie preferida.
Ahora, Nadal se medirá por un puesto en semifinales con el italiano Fabio Fognini, quien se impuso ayer al serbio Victor Troicki por 6-3 y 6-2.
"El partido de mañana va a ser muy difícil, Fognini me derrotó tres veces el año pasado", recordó Nadal.
El Torneo de Barcelona se disputa sobre arcilla y su ganador se embolsará 460.000 euros y 500 puntos para la clasificación ATP.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia