El hincha de Boca Adrián "El Panadero' Napolitano confesó ayer que fue él quien le arrojó la sustancia tóxica a los jugadores de River en La Bombonera, aclaró que no pensó que iba a suceder todo lo que luego se desencadenó, al tiempo que la Justicia porteña solicitó su indagatoria, lo eximió de prisión y de acá a tres días se entregará.
"Lo que hice fue sin intención. Sabía que si esto se sabía se me venía el mundo encima. Nunca estuve en una comisaría. Estoy desesperado", afirmó Napolitano en declaraciones al programa Estudio Fútbol por TyC Sports.
En tanto, el integrante de la hinchada xeneize, que respondería a una agrupación política de la interna del club por la presidencia, indicó que él es "un laburante", que se levanta "a las 4 de la mañana" para abrir las panaderías que posee en la zona Sur del conurbano bonaerense.
"No pensé que iba a pasar algo así. Me gusta la fiesta y no pensé que iba a llegar a todo esto. Luego que se supo como pasó, me quería morir", sostuvo el hombre que ahora es investigado por la Justicia, aunque no dio a conocer su paradero, que sería fuera de la Argentina.
Napolitano, quien es propietario de una serie de panaderías en la zona de Valentín Alsina, no ha sido visto públicamente desde el pasado jueves, cuando se desencadenaron los incidentes en el estadio de Boca, en el Superclásico por los octavos de final de la Copa Libertadores.
En ese sentido, también admitió estar "asustado", aunque no se refirió a qué se refería en ese sentido, si era por una cuestión judicial o bien por represalias de los propios hinchas boquenses que repudiaron su actitud.
Napolitano también dijo que no sabía que había cámaras enfocando hacia ese lugar en donde él estaba, que es la bandeja inferior de la tribuna que da a espaldas del Complejo Pedro Pompilio.
"No sé qué hacer, cómo reaccionar... La verdad es que no tuve intención de hacer lo que hice. Para mí se viene el mundo encima', aseveró.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia