Desde el banco de suplentes del equipo de Juventud, Marcos Navarro comenzó otra vez a tomar contacto con el balón, luego de una prolongada inactividad por una seria lesión, primero cuando ingresó por Carlos Medina frente a San Jorge de Tucumán y después en el clásico con Gimnasia y Tiro, reemplazando a Marcos Litre. “Necesito ritmo de partidos y creo que se siente al estar parado mucho tiempo, más aún cuando los partidos son muy intensos. La única forma es ir de a poco, así me voy sintiendo cada vez mejor”, comentó Navarro en un nota con El Tribuno.
Navarro habló de la lesión: “Me encuentro bien. También me falta roce, no es lo mismo entrenar que jugar partidos. Lo sentí en el clásico con Gimnasia, que me tocó entrar en un partido muy intenso y no podía acomodarme en la cancha”. Navarro recordó: “No todos los partidos son los mismos. Con San Jorge estuvimos perdiendo 4 a 1 y me sentí más suelto adelante; en el clásico se jugó mucho a los pelotazos y se hizo difícil que la pelota me llegue. Sí rescato la actitud del equipo que fue muy buena. Se cambió la cara y hay que seguir trabajando para tratar de ganar este domingo”, manifestó
El viaje
Hoy por la tarde, 18 jugadores de Juventud viajarán a San Miguel de Tucumán para jugar mañana frente a Concepción FC. El Arenero López fue suspendido un partido, Ramadán entrenó con normalidad y reaparecería Raúl Gorostegui.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia