El actor Will Ferrell, de larga trayectoria, invadió el campo de juego de los New Orleans Pelicans, equipo de la NBA, directamente para arrojarle un pelotazo en el rostro a una de las bailarinas de la franquicia. La joven rubia se desvaneció inmediatamente y todas sus compañeras corrieron a socorrerla. Sin importarle el estado de la chica, luego el actor intentó un lanzamiento al aro desde la mitad de cancha, momento en el que los miembros de la seguridad actuaron rápidamente y lo echaron del estadio.

Tras el partido se dio a conocer que en realidad realizó toda esa violenta secuencia porque en ese momento estaba filmando una película llamada "Daddy's Home" (La casa de papá). De hecho, Ferrell estaba en las gradas junto a su compañero de elenco Mark Wahlberg.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia