El Centro Integrado Antiterrorismo (Ciant) de Brasil aumentó hasta la abultada cifra de 11.000 pedidos la negativa de acreditación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, según fuentes oficiales.
De las solicitudes rechazadas por el Ciant, organismo subordinado al gobierno central, 40 pertenecen a personas que están en la mira de agencias de inteligencia de otros países, y cuatro tienen vínculos comprobados con el terrorismo.
Los nombres de esas personas, sus nacionalidades y las acusaciones que pesan sobre ellas no fueron revelados, mientras que es muy escueta la información sobre el resto de los rechazados.
Además de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) integran el Ciant los organismos de inteligencia de Argentina, Bélgica, España, EE. UU., Francia, Reino Unido y Paraguay.
El Ciant monitorea los antecedentes de quienes piden acreditación para acceder a las instalaciones olímpicas y le da esa información al Comité Organizador Río 2016, que es el que emite las credenciales.
En el marco de ese monitoreo se constató que entre los solicitantes hay 61 brasileños con orden de arresto emitida en su contra por delitos diversos.
Además de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) integran el Ciant los organismos de inteligencia de Argentina, Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Paraguay. En total, más de un centenar de países forman parte del sistema de cooperación internacional montado para organizar el mayor evento deportivo del planeta.
La preocupación ante la posibilidad de que ocurra un atentado terrorista en los primeros Juegos Olímpicos que se realizarán en Sudamérica aumentó la semana pasada después del ataque ocurrido en la ciudad balnearia francesa de Niza, donde 84 personas murieron y más de 300 resultaron heridas.
A partir del episodio, las autoridades brasileñas decidieron revisar todo el operativo de seguridad previsto para la cita, que comienza el 5 de agosto.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia