Otro pobre final de campeonato. Newell's Old Boys y Lanús empataron ayer sin goles en Rosario, en la última fecha del campeonato, que para los locales marcó la despedida del fútbol profesional de Lucas Bernardi, a los 37 años.
A su vez, fue el último partido de Gustavo Raggio como director técnico del equipo que ahora espera el regreso de Américo Gallego.
Lanús, por su parte, llegó desanimado a la última fecha luego de haber quedado fuera de la lucha por el título en la penúltima a causa del empate sobre la hora con Boca Juniors, en el sur del Conurbano bonaerense.
Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto acumularon así 35 puntos, mientras que la lepra, de andar irregular, acumuló nada más que 25.
La primera parte fue pareja hasta la media hora de juego, pasaje en el que Newell's se estableció como claro dominador. A los 30 minutos, Maximiliano Rodríguez habilitó a Víctor Figueroa con un pase milimétrico a la altura del punto penal, dejándolo cara a cara con el arquero Matías Ibáñez, quien tapó de forma exitosa el remate del volante.
Sobre el cierre de la etapa hubo otras dos llegadas de peligro, un cabezazo del mismo Figueroa que el arquero granate, rápido de reflejos, manoteó por arriba del travesaño, a los 41, y un disparo de La Fiera que devolvió el palo derecho, a los 43, para el lamento del público leproso.
El complemento encontró a Newell's con la ambición de buscar el triunfo para clasificar a la Copa Sudamericana, pero otra vez chocó con el arquero Ibáñez, la figura del encuentro, quien volvió a sofocar el grito de gol de Rodríguez.
En tanto, Lanús solo tuvo una chance importante con una maniobra individual del ingresado Lucas Melano, a los 8 del segundo capítulo, aunque su remate se fue por arriba del caño horizontal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia