La oleada de desaciertos de la administración Urtubey volvió a ser la mayor protagonista de lo que parecía ser una fiesta de los chicos. La seguridad "cero" en un simple encuentro entre el Palermo, Abbondanzieri y los pequeños en el estadio Martearena dejó en evidencia la clara falta de organización en cada movida del Gobierno provincial. Y ni siquiera Martín Palermo se equivocó al resaltar el error, en donde solo 10 policías debían contener el fervor de unos mil chicos. Pero el problema es que nadie pensó en algún "loco suelto" que podría haber empañado el encuentro con estos dos grandes del fútbol argentino. ¿Acaso no previnieron la seguridad de los ídolos xeneizes o creyeron que con Arsenal eran intocables?
Pero estas clases de errores también se convierten en una falta de respeto a los centenares de pequeños fanáticos que desde muy temprano, a la mañana, esperaban compartir con sus ídolos solo un gran momento...que no fue.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia