El alemán Nico Rosberg (Mercedes) consiguió su tercera victoria consecutiva en el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, este domingo, por delante de su compatriota Sebastian Vettel (Ferrari, 2º) y del inglés de Mercedes Lewis Hamilton (3º), víctima de un error de estrategia.
Todo apuntaba a la victoria del líder del Mundial Hamilton, que salió desde la pole position y dominaba desde el principio, pero a falta de quince vueltas el holandés Max Verstappen sufrió un espectacular accidente y el coche de seguridad salió a la pista.
Hamilton fue el único en pasar por boxes en ese momento y Rosberg aprovechó para ponerse en cabeza.
El inesperado giro de guión en ese final de la carrera permitió a Rosberg dar la sorpresa y encadenar su segundo triunfo consecutivo, después del de España.
"Sé que he tenido suerte porque Lewis merecía ganar", reconoció Rosberg en caliente, nada más bajar del podio.
El subcampeón mundial se acerca a diez puntos en la general del actual líder y defensor del título, su compañero Hamilton.
El joven holandés Verstappen, que salió ileso del accidente, se estrelló contra un muro de seguridad tras perder el control de su Toro Rosso al tocar con el Lotus del francés Romain Grosjean, al que intentaba adelantar.
Faltaban quince vueltas para el final de la carrera y Hamilton entró en boxes a petición de su equipo cuando iba en cabeza y no hubiera necesitado cambiar los neumáticos.
Rosberg y Vettel siguieron en la pista y Hamilton ya no pudo adelantarles, ni siquiera con unos neumáticos superblandos nuevos, cuando la carrera se retomó en la vuelta 70.
"Ganamos juntos, perdemos juntos", reaccionó Hamilton. "Vamos a sentarnos y hablar de todo esto con tranquilidad. Volveré aquí el próximo año para ganar", apuntó.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia