Nico Rosberg sostuvo el predominio de la escudería Mercedes en la Fórmula 1, al coronarse hoy en el Gran Premio de Australia corrido en la ciudad de Melbourne, donde el español Fernando Alonso (McLaren) protagonizó un espectacular accidente sin consecuencias físicas de gravedad.
Rosberg, ganador de las últimas tres carreras del año pasado, sumó su cuarta victoria consecutiva y la decimoquinta personal en la categoría, escoltado por su compañero de equipo, el vigente campeón inglés Lewis Hamilton, y su compatriota de Ferrari, Sebastian Vettel, lo que repitió el podio de Melbourne 2015 pero con los dos primeros pilotos invertidos.
"Increíble, muchachos, no se puede empezar mejor el año", manifestó por radio el alemán, según señaló la agencia DPA, y añadió: "Muchas gracias al equipo por este coche increíble. Los hemos disfrutado muchísimo y estamos muy emocionados".
El subcampeón mundial cronometró un tiempo de 1:48:15.565 para cubrir las 58 vueltas del trazado oceánico, de 5,303 kilómetros de extensión, y quedó al frente de la clasificación general de la temporada con 25 puntos.
De todas maneras, Rosberg, que sueña con su primer título, aclaró el peligro que supondrá este año el equipo Ferrari: "Tenemos que mantener un ojo en los chicos de rojo, porque son muy fuertes".
Detrás de los tres primeros y hasta el décimo lugar con puntos, se ordenaron el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), el brasileño Felipe Massa (Williams), el francés Romain Grosjean (Haas), el alemán Nico Hülkenberg (Force India), el finlandés Valtteri Bottas (Williams), el español Carlos Sainz (Toro Rosso) y el holandés Max Verstappen (Toro Rosso).

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia