El apertura argentino Nicolás Sánchez había quedado en la mira tras el triunfo que Los Pumas consiguieron el pasado domingo frente a Irlanda. Al tucumano se lo vio dar golpes de puño a un rival en un ruck, situación que no fue observada por el árbitro francés Jerome Garces. Sin embargo la World Rugby actúa de oficio ante estas jugadas y por tal razón cabía la posibilidad de que el jugador sea citado y sancionado como ya lo fueron Mariano Galarza y Marcelo Bosch.
Los temores se desvanecieron el lunes, cerca de la medianoche, cuando expiró el tiempo que tenía la World Rugby para realizar la citación y establecer una sanción; ese tiempo es de 36 horas después de la finalización del encuentro.
El Cachorro Sánchez es uno de los mejores jugadores argentino, el segundo goleador de la competencia con 74 tantos y se ubica cinco del escocés Greig Laidlaw. El exjugador de Tucumán Lawn Tennis tiene grandes posibilidades de ser el goleador de la competencia ya que le quedan por delante dos partidos más, contra ninguno del escocés, cuya Selección ya fue eliminada del torneo. Los Pumas enfrentarán el próximo domingo a Australia, por semifinales, desde las 12; en caso de ganar disputarán la final el 31 de octubre, a las 12, y de perder jugarán por el tercer y cuarto puesto un día antes, a partir de las 16.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia