¿Cómo vivieron el triunfo de Nicolás en San Juan?
Como equipo hacía más de un año que no podíamos ganar y la realidad es que lo necesitábamos y más al ser un equipo oficial. Fue un desahogo no solo porque se ganó, sino por haber hecho el 1-2, con Norberto Fontana en segundo lugar. La apuesta que había hecho Gustavo Ramonda por Nico estaba dando su primeros grandes resultados. Yo todavía recuerdo las horas que vinieron después; Nico nunca dejo de sorprenderme en el contacto con la prensa. Me llamó mucho la atención la tranquilidad con la que afrontaba todo.

¿Cómo era Nico en el día a día del equipo? Era un chico excepcional, extraordinario a pesar de su corta edad. Tenía una gran madurez, estaba sobrellevando situaciones difíciles con mucha entereza. En cuanto a mi labor siempre me hizo las cosas fáciles, tenía buena predisposición. Muchos pilotos llegan, pero Nico tenía un plus que lo hacía diferente.

¿Cuándo te diste cuenta que había problemas en la aeronave? Hasta el último segundo del que tengo recuerdo previo al accidente el viaje fue tranquilo. Durante el viaje nos sacamos fotos, seguíamos festejando. Nunca nada hizo suponer que íbamos a terminar como terminamos.

¿Te acordás del momento del impacto?
Los psicólogos me enseñaron que ese momento no lo recuerdo por el impacto emocional. Cuando reaccioné estaba dentro del fuselaje, soportando la llovizna y no sentía los brazos. Tenía un dolor muy fuerte puesto que el fémur de una pierna se incrustó en la cadera y además los dos brazos los tenía quebrados. Después empecé a preguntar cómo estaban los demás y solo me respondieron Fabricio (Nicollier) y Joaquín (Palacio). Ese fue un momento duro por no saber cómo estaban y porque algunos se iban apagando de a poco.

¿Esos recuerdos cuán a menudo vienen a tu mente?
Yo empecé a poner paz en mi corazón esa misma noche. Mi proceso posterior al accidente fue recordar lo que me pasó, pero no recordarlo mal. Siempre he tratado de darle una mirada positiva.
¿Desde el aspecto físico, cómo fue tu recuperación?
Pasé muchos meses postrado. La rehabilitación siguió con silla de ruedas y luego muletas. Tuve varias operaciones en el brazo derecho por una infección en la prótesis que me pusieron. Pasaron entre 4 o 5 años hasta que pude reponerme.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia