Su nombre fue requerido en los diferentes sectores de la cancha durante el único entrenamiento de Los Pumas ayer, en el Jockey Club, y por eso no generó sorpresa que el propio Nicolás Sánchez sea el último jugador en salir del estadio, siempre predispuesto a una foto o un autógrafo. De hecho no le importó llegar hasta la valla y dejar estampada su firma en decenas de camisetas y hasta tirar un chiste cuando le acercaron un casco: "No te puedo firmar ahí, eso usan los forwards".
Nacido en Tucumán Lawn Tennis, el apertura de Los Pumas es el máximo referente de los chicos, quienes se fueron felices de ver y compartir unos minutos con su ídolo, quien además se tomó unos minutos para dialogar con El Tribuno sobre el cariño de la gente, las sensaciones de regresar al norte y por supuesto, del partido que el seleccionado nacional tendrá ante Sudáfrica mañana, en el estadio Padre Ernesto Martearena, por la segunda fecha del Rugby Championship.
"Cada vez que venimos a jugar a Salta, la gente nos recibe con un cariño muy lindo y para nosotros es realmente espectacular".
Sin olvidarse de sus raíces norteñas y de los encuentros disputados en la región, el jugador que debutó hace ya más de seis años (vs. Uruguay, en mayo de 2010), agregó que "Siempre es lindo volver a Salta. Tuve la suerte de jugar varias veces acá y estoy muy contento de estar nuevamente en la provincia".
Además, se refirió a lo que espera para el durísimo duelo de mañana, considerado como una revancha tras la derrota por 30 a 23 del sábado pasado en Nelspruit: "La gente nos apoya muchísimo cuando jugamos en Salta y en el partido del sábado suponemos que va a ser igual".
El tucumano solo espera una cosa del duelo ante los Springboks y lo dejó en claro, al ser consultado sobre cómo imagina el partido: "Solo deseo poder ganar", afirmó.
Antes de ser abordado por los fanáticos, "Nico" (como el resto de los jugadores), se mostró de muy buen humor desde que bajó del colectivo que los trasladó hacia el estadio de la rotonda de Limache.
Tras cumplir con las órdenes del técnico Daniel Hourcade en un entrenamiento que incluyó el traspaso de pelota, algunas tácticas y no mucho más, Sánchez se ubicó cerca del público y pateó penales junto a un compañero que no suele cumplir esa tarea (y hasta le dio consejos): Matías Moroni, el hombre que se reintegró al plantel tras disputar los Juegos Olímpicos con Los Pumas seven.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia