El 8 de mayo de 2005 será un día difícil de olvidar porque en un accidente aéreo perdió la vida Nicolás Vuyovich, el piloto de automovilismo más importante que tuvo Salta al ser campeón en dos oportunidades del Turismo Nacional y por sus dos victorias en el TC 2000. Hoy se cumplen 10 años de su fallecimiento, dejó de estar en las pistas y entre sus seres más cercanos, pero su recuerdo dejó un legado imborrable para el deporte salteño.
Ese fatídico día de mayo había comenzado con una gran alegría para Nico. Después del mediodía ganó la fecha que el TC 2000 corrió en el autódromo El Zonda de San Juan, corriendo para el Toyota Team Argentina (TTA). Hasta ese momento la jornada había sido ideal para el equipo no solo por el triunfo de Vuyovich, sino también por el segundo lugar de Norberto Fontana, el otro miembro de la escudería.
Fueron muchos los festejos, ya que hacía más de un año que el TTA no ganaba una competencia. Terminadas las celebraciones en el autódromo, Vuyovich junto a Gustavo Ramonda, el hijo de este de ocho años, Joaquín Palacio (sobrino de Ramonda), Hugo Pérez (socio de Ramonda), el periodista Rodolfo Butta y el fotógrafo Fabricio Nicollier decidieron regresar a Córdoba en un taxi aéreo.
La aeronave Piper Navajo PA-31 con matrícula LV-LXO estaba a casi 600 metros de aterrizar en el aeropuerto Ingeniero Ambrosio Tarabella de Córdoba cuando chocó con una antena y se precipitó a tierra. El accidente causó la muerte de Vuyovich, Ramonda, su hijo, Pérez, del piloto Mario Corti y del copiloto Daniel Reinoso.
La muerte de Vuyovich enlutó a la sociedad salteña desde el momento que se conoció del accidente. Al día siguiente miles de personas acompañaron a su familia e incluso pilotos como Marcelo Bugliotti llegaron a nuestra ciudad para despedir a Nico, que falleció a los 24 años.

El homenaje de su hermano

Pablo Vuyovich comparte la misma pasión por el automovilismo. Fue campeón en el Zonal del NOA y tiene presencias en varias categorías nacionales.
Este fin de semana competirá en la cuarta fecha de la Clase 3 del Turismo Pista en el Gálvez de Buenos Aires, donde marcha tercero en el campeonato. A modo de homenaje por el décimo aniversario del fallecimiento de su hermano, Pablo utilizará un casco y un buzo similar al que usó Nico en su carrera profesional. "De mi hermano tengo los mejores recuerdos. Era un tipo sano, muy abocado al laburo", señaló Pablo a El Tribuno antes de partir a Buenos Aires. "Al margen de lo deportivo, era mi hermano. Corrimos juntos. La diferencia de edad entre él y yo era muy poca y eso nos permitió compartir muchas cosas. Los mejores recuerdos de mi juventud fueron junto a él", agregó Pablo Vuyovich.
El recuerdo de Nico será imborrable para los fanáticos del automovilismo. Sus logros y sus cualidades humanas fuera de la pista lo convirtieron en un ícono para el deporte salteño, una figura difícil de olvidar aun con el paso de los años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia