Las circunstancias externas en las derrotas no redimen las culpas por los errores propios, aunque influyen, condicionan y gravitan. Sin embargo, el cúmulo de groseros errores arbitrales del santafesino Sebastián Ranciglio ayer no justifican los desaciertos de Gimnasia y Tiro ni, mucho menos, los meritorios atributos de un duro Defensores de Belgrano de Villa Ramallo que le bajó el copete al albo en el Gigante del Norte y se mostró como otro candidato al ascenso, venciéndolo por 1 a 0 en su casa.
No solo eso, sino que además lo hizo con oficio, inteligencia y, sobre todo, por el castillo que construyó en el primer tiempo, que luego se dedicó a defender con las persianas bajas en el complemento ante la enjundia y el hambre de Gimnasia que, con un jugador menos, se multiplicó en actitud para buscar el empate que nunca pudo conseguir, pero que por momentos mereció.
El elefante sorprendió al millonario y le cortó el "veranito" en la cálida tarde de la Vicente López, dejándolo relegado a cuatro puntos de los líderes. Un equipo compacto, veloz, con carrileros explosivos, un Blanco inspirado y una "mole" humana como Lessmann, inquietaron al albo de movida, ganaron el medio y capitalizaron al máximo las distracciones de la última línea del team salteño.
Pero cuando Gimnasia decidió soltarse aparecieron las contras más peligrosas de la visita. Y así llegó el gol de Ricky Blanco, a los 30', tras una excelente maniobra colectiva y un cúmulo de desaciertos en la marca, sobre todo en el sector de Ocaño.
La ventaja del granate descolocó al equipo de Bianco, que por momentos parecía estar para el cachetazo y más cerca de recibir el segundo, que casi llega con dos oportunidades desperdiciadas increíblemente por la visita antes del final de la primera mitad. Al minuto del gol, Lessmann cabeceó solo frente a Sand, cuyo remate se fue desviado. Y, tras otro grosero error defensivo, Blanco recorrió en solitario veinte metros y casi concretó el doblete con un remate cruzado que besó el segundo palo del "uno" albo (42'). Gimnasia estaba para el nocaut y lo mejor que podía pasarle era la campanada final.
Pero en el complemento la propuesta y la actitud del local fueron más enjundiosas y agresivas, tal es así que el albo lo tuvo en un arco a Defensores en casi todo el segundo tiempo y, en circunstancias normales, bien podría haberlo empatado y hasta ganarlo ante un equipo que se replegó y aguantó las embestidas del millonario, cuyo componente tenía más garra reaccionaria que fútbol e ideas, con el Bocha Rodríguez y Vega como estandartes desde el fondo, y con Apaza como el más clarito a la hora de armar.
Allí apareció en escena el árbitro Ranciglio, el gran verdugo del albo, para inclinarle la cancha en contra con erráticos fallos. La expulsión de Bazzi (17') desvirtuó cualquier planificación ordenada de Gimnasia en pos del empate.
A partir de ahí todo fue tomar la lanza e ir a la carga, agigantándose con corazón. Pero no le alcanzó a Gimnasia y Tiro. No le bastó para vulnerar a un rival que fue más práctico e inteligente y que le ganó con buenas armas y sin atenuantes en el juego, más allá del "empujón" del juez.

  • El saludo protocolar de los equipos
Embed
  • El gol de la visita
Embed

  • El resultado

GIMNASIA 0 DEF. BELGRANO (VR) 1
D. Sand (7) D. Herrera (7)
F. Vega (6) J. Zules (6)
M. Ocaño (5) D. Mondino (6)
F. Rodríguez (7) L. Mignaco (5)
E. Bazzi (5) M. Caro (5)
F. Apaza (7) H. Rubén (5)
D. Ramasco (5) L. Mayorga (5)
E. Saavedra (5) J. Fernández (5)
R. Villarreal (4) R. Blanco (8)
D. Bielkiewicz (5) J. Ceballos (7)
L. Zárate (5) G. Lessmann (6)

DT: J.M. Bianco DT: G. Gómez

Gol: PT: 30' Ricardo Blanco (DB).

Cambios: ST: 5' Nicolás Gianni (4) por Villarreal (GyT), 14' Franco Flores (5) por Ramasco (GyT), 29' Juan Cartechini por Ceballos (DB) y Hugo Prieto por Apaza (GyT), 40' Franco Coronel por Blanco (DB).
Incidencias: ST: 17' Expulsa do Elías Bazzi (GyT), por doble amonestación.

Jornada: 5° fecha
Estadio: Gigante del Norte
Árbitro: Sebastián Ranciglio (3)

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia