Terminó la etapa y sabía que había hecho una buena carrera, pero aún no tenía los tiempos y dudaba sobre si seguía siendo líder. Cuando le dijeron que había estirado la diferencia sobre Rodolfo Torres y Nairo Quintana, una sonrisa se le dibujó en la cara. "No esperaba mantenerla y superar a los favoritos. Es más, como dije, me conformaba con perder 20 o 30 segundos. Pero me sentí bien y pude hacer una muy buena crono", explicó Daniel Díaz, líder del Tour de San Luis con 1m09 y 1m25 -respectivamente- sobre los dos colombianos mencionados.
El salteño admitió estar "muy contento" por el "lindo margen que tengo de cara a la última etapa de montaña". Este sábado, desde las 14, se disputará la más difícil. Un tramo de 117,5 kilómetros entre Achiras (Córdoba) y el Filo de la Sierra de los Comechingones, con una subida destructiva. "Voy a defender la ventaja con toda mi garra. Esperemos que las piernas reaccionen porque es una trepada muy larga", contó y se refirió a su máximo rival, el gran Nairo, el mejor escalador del mundo. "Viene creciendo cada día y será el rival a tener en cuenta porque es su terreno. Saldrá a buscar la etapa y a descontar todo lo que pueda", avisó Dani, que ya fue campeón en el 2013 y sabe cómo ganar.
La baja de Alex Diniz, su compañero del Funvic que debió abandonar por una gastroenteritis, fue un tema que tocó tras ser décimo en la contrarreloj. "Me hará mucha falta, pero vamos a mantener todo para seguir con la casaca de líder. El equipo está abocado a dejar todo para ayudarme, como algunos amigos que tendré en el pelotón", opinó Díaz, que dijo estar muy cómodo en Brasil pero tiene un sueño. "Me gustaría volver a Europa y hacer el calendario de allá", aceptó. Si gana este Tour por segunda vez, le quedará más cerca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia