Una vez más a Central Norte le cuesta el inicio del campeonato. Lovrincevich dirigió ayer su práctica con normalidad, aunque recibió la visita de Héctor De Francesco, que observó desde afuera y luego dialogó con algunos jugadores y con el propio DT y Cristian Zurita juntos. En el cuerpo técnico del cuervo saben que penden de un hilo y solo dependen del resultado que se dé el fin de semana, ante Herminio Arrieta.
Ahora bien, comparando con lo que fue el ciclo de Hubert Piozzi y lo que significó el de Christian Lovrincevich; los resultados no son los mismos, pero hay un factor que es clave para que al Ruso le estén dando una chance más.
Piozzi dirigió siete partidos en el Torneo Federal B, de los cuales ganó cuatro y perdió tres. Pero rememorando los rendimientos, no fueron victorias con grandes rendimientos, excepto una, la goleada contra Pellegrini. Mientras, Lovrincevich jugó cinco partidos, empató tres, ganó solo uno y perdió el restante. Pero, ¿cuál es la diferencia?; o ¿qué hace que el actual DT siga en el mando?
Si bien a Lovrincevich no lo acompañaron los resultados como para afianzarse, la diferencia es que el vestuario en el caso de Piozzi no era el mejor, había algunos roces entre jugadores y muchos no estaban de acuerdo en cómo planteaba los partidos. Ahora, en cambio, se observa a un vestuario que apoya al DT a pesar de la irregular campaña. Pero todo apunta a que con un cambio de aire se conseguiría reacción.
Lovrincevich ya sabe que el entrenador es quien asume las responsabilidades y se convierte en una especie de chivo expiatorio en medio de este proyecto. Los dirigentes ni los jugadores cambiarán; el único que puede cambiar es él, más considerando que en Salta no es un entrenador reconocido. El DT es consciente de que la dirigencia ya sondea a otros entrenadores, pero también sabe que no generó la confianza necesaria para mantenerse. Sin embargo, hay una chance más frente a Arrieta; para comenzar de nuevo o para despedirse de una manera decorosa.

Se recuperan de a poco

Ricardo Villar y Fabio Álvarez participaron ayer de la práctica de fútbol reducido a la par de sus compañeros y se recuperan favorablemente de sus lesiones. Edgardo Brittes sigue trabajando solo en el gimnasio y mejorando de su esguince. Ezequiel Melillo aún tiene unas semanas más para restablecerse de su desgarro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia