Golden State Warriors tenía preparada la fiesta del bicampeonato, pero Cleveland Cavaliers se impuso de visitante en el quinto juego de la final de la NBA y estiró la definición.

De la mano de LeBron James y Kyrie Irving, los Cavaliers ganaron con un categórico 112-97 y así la serie volverá al Quicken Loans Arena, donde el jueves que viene se desarrollará el sexto partido.

Un soberbio James terminó con 41 puntos, 16 rebotes, siete asistencias, tres robos y la misma cantidad de bloqueos; y tuvo un gran ladero en Irving, quien también finalizó con 41 unidades.

Klay Thompson encabezó al actual campeón con 37 puntos, mientras que Stephen Curry lo acompañó con 25. En Golden State no jugó por una suspensión Draymond Green y, esta noche, sintió su aporte.

Los campeones defensores no hicieron un mal partido, sus dos estrellas tuvieron un día bueno, pero no fue suficiente para evitar la derrota y el viaje rumbo a Cleveland para el sexto juego de la serie.

Klay Thompson fue el mejor anotador de los dirigidos por Steve Kerr, con 37 puntos, mientras que el jugador más valioso de la temporada regular, Stephen Curry, acumuló 25.

Esta derrota obliga a un sexto juego que se realizará este jueves a las 7 p. m. en el Quickens Loans Arena, de Cleveland.

Un equipo nunca se ha repuesto de una desventaja de 3-1 para ganar la final de la NBA, pero este golpe que dieron los Cavaliers les puede dar mucha fortaleza.

Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia