Se acabaron las palabras. Ya no hay lugar para el "verso", las excusas, la dialéctica, las autocríticas y los análisis. Y es hora de los hechos. Gimnasia y Tiro debe ganarle a como dé lugar a Unión Aconquija el próximo viernes por la noche en el Gigante del Norte para mantener con vida sus chances de clasificación y para evitar el fracaso prematuro, porque ya los márgenes se acabaron.
El albo se jugará su futuro en apenas cinco días (el viernes ante el estanciero y el miércoles próximo en el clásico ante Juventud Antoniana, ambos de local).
Y en la última práctica vespertina de la víspera del choque contra el líder de la Zona D, que querrá venir a asegurar su clasificación a Salta, el DT José María Bianco metió tres cambios con relación a los que perdieron a manos de San Lorenzo de Alem, en Catamarca.
Federico Rodríguez reemplazará en defensa a Álvaro Cazula y la zaga se rearmará con Fernando Labaké acompañando al Bocha como primer marcador central y con Facundo Vega retornando a su puesto habitual de lateral derecho, posición en la cual rindió y dejó conforme al Chaucha en la práctica vespertina del martes en la Vicente López. Además, Ezequiel Saavedra, quien retorna de una lesión, reemplazó en el círculo central a Daniel Carrasco y Nicolás Aguirre fue esta vez el acompañante de Juan Martín Amieva en la delantera, en cuenta de un intermitente Ezequiel Carballo.
En el segundo tramo del ensayo, Bianco también probó con Carrasco por Saavedra y con Elías Bazzi, quien volvió a ser tenido en cuenta tras la sanción disciplinaria, relevando a Iván Sequeira en el lateral izquierdo.
El albo formó con: Darío Sand; Vega, Labaké, Rodríguez y Sequeira; Fausto Apaza, Saavedra, Daniel Ramasco y Pablo Motta; Aguirre y Amieva. De no mediar imponderables, estos serían los once que saldrán el viernes a defender su hálito de esperanzas ante el equipo de Víctor Riggio.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia