a provincia llegue también a oídos de la Nación porque el "norte también existe". Según expresó, "nuestros hermanos del campo, de este noroeste argentino, son tan ciudadanos como los de las urbes", y el trabajo en estas regiones también "contribuye a la vida, al presente y al crecimiento de la patria".
El arzobispo salteño se excusó por no haber presidido la fiesta de san Cayetano, ya que se encontraba en Joaquín V. González, acompañando a la comunidad de la parroquia Santo Domingo de Guzmán.
"Experimento una profunda preocupación, acompañada de impotencia, frente a la situación que están viviendo nuestros hermanos que habitan en el campo salteño. Como creyente, llamo al corazón de Domingo y de Cayetano confiando en la intercesión de ambos ante Jesús, el Señor de la historia", dijo el arzobispo.
"Los sacerdotes de la zona compartieron su dolor al ver cómo disminuyen la posibilidades económicas de los trabajadores. Lo sabe el funcionario, el ciudadano común, el almacenero, el empleado público. Se advierte en los rostros preocupados, en la amenaza de perder el trabajo o la propiedad", lamentó.
Según el arzobispo, los habitantes de la región "han golpeado puertas" y "han sido escuchados en la provincia", adonde les ofre

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia