La selección de Nueva Zelanda cumplió el trámite ante la débil Namibia, a la que goleó este jueves en el Estadio Olímpico de Londres por 58 a 14, jugando de inicio con un equipo de suplentes, con doce cambios respecto al conjunto que había derrotado a Argentina en el
debut por 26-16. Namibia, que tiene el récord de la mayor derrota en la historia de los Mundiales (142-0 contra Australia en 2003), sorprendió a los neozelandeses con un try, apoyado por el centro Johan Deysel (51).
El apertura Beauden Barrett, con 18 puntos (un try, cinco conversiones y un penal), fue el máximo anotador de los neozelandeses, en un duelo en el que los wings Nehe Milner-Skudder y Julian Savea destacaron con dos tries cada uno. La diferencia de potencial entre ambos equipos hizo que cada vez que los namibios intentaban un avance, el público del Estadio Olímpicos de Londres expresara su apoyo al equipo africano.
Con nueve tries logrados, los All Blacks superaron la cifra de cuatro que les otorga un punto bonus ofensivo. Con dos victorias en dos partidos, después de ganar el domingo a Argentina en el debut en Wembley, los All Blacks lideran el Grupo C con nueve puntos, seguidos de Georgia, con cuatro, tras su victoria en el primer partido contra Tonga por 17-10.

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia