El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió hoy primera vez al escándalo que desencadenó una investigación de la justicia de su país en la FIFA y pidió que la misma funcione con "integridad y transparencia".
"Queremos asegurarnos de que un deporte que está ganando popularidad se dirige de manera recta", expresó Obama en una conferencia de prensa que brindó en el marco de la cumbre del G7.
Asimismo, el mandatario no quiso profundizar sobre la investigación que lleva adelante el FBI contra dirigentes y empresarios de la casa madre del fútbol.
Previamente, el portavoz de la presidencia, Josh Earnest, había deslizado que la FIFA puede salir beneficiada con un "nuevo liderazgo" cuando fue consultado por la renuncia del suizo Joseph Blatter al máximo cargo.

    ¿Qué te pareció esta noticia?

    Sección Editorial

    

    Comentá esta noticia