En Inglaterra, el salteño Juan Figallo se operó de la lesión sufrida con Los Pumas en Australia en su rodilla izquierda y se perderá el Mundial. En un anuncio en conjunto de la UAR y Saracens, su club, se confirmó lo que se esperaba: tres a cuatro meses de recuperación y adiós a la posibilidad de disputar su segunda Copa del Mundo.

El jueves de la semana pasada, en una jugada desafortunada en un ejercicio controlado recibió un tackle, se le cayó la pelota y cuando la trató de agarrar sintió que la rodilla giró y se lesionó. Volvió primero unos días a Argentina, y esta semana viajó a Inglaterra para definir con Saracens qué hacia. Estaba la posibilidad de no operarse, hacer un trabajo fino de kinesiología y tratar de llegar al Mundial, que comienza para el seleccionado el 20 de septiembre. Aunque se sabía que era difícil que opten por esa opción, porque tampoco nada iba a garantizar que él pueda estar al 100 por ciento.
Embed

Ya pasó la operación y ahora Figallo apuntará a volver a jugar en Saracens, luego de un año con varias lesiones que no le permitieron tomar mucho ritmo de juego, tras esa hernia cervical que lo había dejado durante casi todo 2014 sin rugby.

Se sabe que no estará en el Mundial y habrá que ver si se abre más adelante otro capítulo para él en Los Pumas, porque como tiene contrato en Europa, desde el próximo año no podrá ser parte de Los Pumas, con la nueva regla de la UAR de tener que pertenecer a la franquicia para ser convocado.
En el plantel de Daniel Hourcade, Ramiro Herrera y Nahuel Tetaz Chaparro aparecen como los candidatos a ocupar su plaza, como lo hicieron durante su ausencia. Matías Díaz, un paso atrás, ahora cuenta con más posibilidades de ir al Mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia