En Rosario de la Frontera hay optimismo desde la llegada de Cristian Corrales a la dirección técnica de Atlético Progreso.
Si bien el tirapiedras aún no ganó en lo que va del campeonato, mostró otra imagen desde la llegada del flamante entrenador y esto le da confianza al presidente de Progreso, Gustavo Orozco, de cara al partido de este domingo frente a Central Norte.
"A Central Norte se le va a hacer difícil ganar acá, para los equipos visitantes es complicado ganar en Rosario de la Frontera. Confío que empujados por la gente podemos ganar ante Central Norte", sostuvo Orozco, quien además agregó: "Central Norte es un grande de la provincia y eso motiva a cualquier equipo. Tenemos las armas suficientes para ganar el partido, este torneo es medio atípico, hubo partidos que no ligamos. El único que nos ganó acá fue Mitre, pero al resto se le complicó. La levantada de nosotros no es casualidad y nos pusimos una meta de ganar los últimos tres partidos para terminar de la mejor manera este campeonato".
Ante la prohibición que tienen los hinchas de Central Norte de salir fuera de Salta en los partidos de visitante, el titular del tirapiedras remarcó que habrá un control policial estricto y que se implementará el sistema de lectores digitales.
"Se va a poner una tribuna local y dos tribunas para hinchas neutrales, no queremos que vengan los barras, pretendemos que venga toda la gente que quiera ver fútbol. Habrá lectores digitales porque acá también aplicamos el derecho de admisión", señaló.
Por último, el dirigente aclaró la polémica pelea que tuvo con el jugador Casasola, a raíz de una supuesta deuda al plantel. "Acá hay una campaña en contra del club, estamos al día con los jugadores y el problema que tuve con el jugador fue extradeportivo, algo laboral", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia