"Llamalo más tarde que debe estar jugando al tenis", fue la respuesta de sus amigos del club de Regatas Güemes, cuando Alentandooo quiso comunicarse con Oscar González, tras haber sido reconocido como deportista destacado en el Concejo Deliberante salteño, tras haber ganado, el mes pasado, el Mundial de snipe en la categoría master legend en Bahamas, donde además lo nombraron ciudadano ilustre.
A sus 85 años, el salteño es el esnaipista más grande del mundo, corrió varios mundiales master y además de festejar en Nassau, fue subcampeón Mundial de esa categoría en Noruega y campeón en Córdoba, entre otros logros.
Sus ganas de superarse lo delatan a través de las actividades que realiza: sus entrenamientos de tenis, pese a ser un hobby, lo ayudan a mantenerse en forma para seguir navegando.
El legendario deportista visitó la planta editorial de nuestro diario, después de las distinciones que obtuvo y contó que "me llevaron engañado, pensé que iría a otra cosa al Concejo Deliberante".
Su vida en las embarcaciones comenzó en 1982 "cuando la Dirección de Deportes dictó un curso en pampero. Yo tenía 51 años, pero pasé la juventud en Rosario, veía las velas y siempre me gustó. Cuando hice este aprendizaje, gané la etapa final del curso y no paré más".
González, quien compitió en más de una oportunidad con el campeón olímpico Santiago Lange, destacó que desde el momento en que comenzó a practicar este deporte "tuve el objetivo de salir siempre bien en las regatas".
El yachting lo llevó al salteño a recorrer el mundo, ya que estuvo presente en los mundiales de Oslo (Noruega), Horsens (Dinamarca), Santiago de la Ribera (España), Roma (Italia) y dos veces en Nassau, Bahamas.
En su última participación, viajó junto a la salteña Mariana Safar, quien navegó con el tucumano Raúl Fiori; Alexandre Tinocco Enrique Toffoli y el matrimonio Rubén Arias y Gladys Coronel.
"Antes de la entrega de premios, el director de Turismo de Nassau se acercó y me dio las llaves de la ciudad. Me ofreció a volver con todos los gastos pagos en cuanto a la estadía y la comida", recordó.
Lejos de pensar en el retiro, González sigue entrenando para volver a las principales competencias internacionales y agrega que todavía tiene mucho por aprender. "Es una disciplina muy interesante y yo sigo aprendiendo de los tripulantes. El juego de regatas es muy entretenido", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia