En momentos en que el representante legal de Boca Juniors definía los términos de la apelación al fallo del Tribunal de la Conmebol que dio por eliminado al equipo ante River, el delantero Daniel Osvaldo calificó de "mafiosos" a los dirigentes al definir la sanción como un robo.
"Y la ilusión de mi sobrino también se la robaron cinco gordos de traje en un escritorio. Mafiosos! Aguante Boca, caretas!" publicó Osvaldo en su cuenta de Twitter.
Otra vez Osvaldo dio la nota con su declaración, rayana a lo discriminatorio, y cuestionando un fallo que caía de maduro, sin detenerse a condenar el hecho que motivó esa resolución punitiva.
Osvaldo fue otro de los que aplaudió y saludó a los hinchas que minutos antes habían tirado proyectiles y botellas con agua a media docena de sus colegas de River, quemados por un líquido nocivo al salir al segundo tiempo.
Eduardo Carlezzo, el abogado brasileño contratado por Boca Juniors que trabaja en la apelación al fallo de la CONMEBOL, afirmó que van a "agotar los recursos disponibles" y que podrían llegar hasta la FIFA para conseguir que se jueguen los 45 minutos que restan del Superclásico frente a River Plate, por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.
"No es una defensa fácil. Esas imágenes fueron fuertes y recorrieron el mundo. Boca era consciente de que se le vendría una sanción pesada. Había una presión muy grande para que así sea cuando llegamos a Asunción. Pero igual, vamos a agotar los recursos disponibles. Y una vez que tengamos la decisión final de la CONMEBOL, hasta podemos apelar a la FIFA", avisó Carlezzo, en una entrevista a Sport TV.
Boca difícilmente pueda lograr jugar los 45 minutos que restaban de la noche del jueves que terminó en escándalo, porque CONMEBOL ya programó el partido River-Cruzeiro para el jueves a las 22 en el Monumental.
El consuelo sería bajar la sanción de cuatro fechas a puertas cerradas en competencias sudamericana y cuatro partidos de visitantes sin hinchas, además de 200 mil dólares de multa.
Para Osvaldo no era un torneo más, sino que era la posibilidad de cumplir su sueño de ganar la Libertadores, después de las arduas negociaciones que hizo Boca con el Southampton de Inglaterra, club dueño del pase, y el Inter de Milán, con el que tiene vínculo hasta junio.
El club milanés lo cedió a Boca por seis meses a préstamo, por lo que después de junio, el ex atacante del seleccionado italiano tendrá que regresar al club inglés.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia