La Selección tuvo en sus filas jugadores que dejaron todo en la cancha y de otros, se esperó mucho más. El rendimiento general en toda la copa fue éste:
Sergio Romero (6): Hizo un buen torneo pero en los penales frente a los chilenos se quedó corto.
Pablo Zabaleta (5): fue irregular y en la final no fue la salida necesaria por la banda derecha.
Martín Demichelis (6): estuvo firme y no pasó sobresaltos. Se lo vio seguro en la marca.
Nicolás Otamendi (7): seguro en toda la copa y una fiera en la final, por arriba y por abajo.
Marcos Rojo (4): su rendimiento fue de mayor a menor. Ayer no supo controlar a Vargas por la izquierda.
Lucas Biglia (5): frente a Chile también se quedó corto.
Javier Mascherano (8): el alma del equipo. Trató de ser el tapón y hacer jugar en mitad de cancha pese a estar muy solo.
Javier Pastore (4): de ser figura en las semis a no poder hilvanar una jugada en la final.
Lionel Messi (6): hizo mucho y bien hasta la semifinal. Ayer se dejó absorber por la marca.
Sergio Agüero (5): muy solo en ataque, tuvo que pelear siempre con los centrales y perdió.
Ángel Di María (5): se esperó más de Fideo pero la lesión en el primer tiempo le quitó peso ofensivo a la Selección.
Ezequiel Lavezzi (5): jugó y nunca desequilibró como en el Mundial.
Gonzalo Higuaín (3): se perdió el gol del triunfo en el final del partido y erró el primer penal en la serie.
Ever Banegas (5): jugó bien contra Uruguay pero no ayudó a reforzar el mediocampo en la final y erró su penal en la serie.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia