Como era de esperar, ante la presencia de hinchas visitantes en un clásico con mucha rivalidad, los incidentes no se hicieron esperar. Antes del partido se produjeron incidentes y corridas en las inmediaciones del Martearena. Sin embargo, esto no terminó aquí, ya que durante el encuentro los hinchas jujeños comenzaron a romper butacas en la preferencial del Martearena y a arrojarlas hacia los hinchas del santo que estaban apostados en la cabecera. Además, durante gran parte del encuentro los hinchas del santo arrojaron bombas de estruendo incesantemente, poniendo en riesgo a espectadores y protagonistas. Increíblemente, el partido continuó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia