El clima en Vélez está cada vez más caliente, más tenso. Uno de los desenlaces de esta novela se vivió en las horas posteriores a la derrota contra Talleres de esta tarde en el José Amalfitani. El paraguayo Blas Cáceres, quien estaba con su hija, sufrió el apriete de la Barra.
El mediocampista estuvo en el banco y no ingresó, aunque sus últimas actuaciones no fueron las esperadas. Eso habría generado ser el punto de enojo de estos violentos: 'La Barra me golpeó el auto a la salida del estadio. Mi hija de un año iba arriba y se puso a llorar'.
'Entiendo el enojo, pero no puede golpearme el auto. Me lo abollaron todo con mi familia arriba. Si estaba solo me la bancaba, pero tuve miedo por mi hija de un año', contó Cáceres en diálogo con el canal TyC Sports.
Este hecho pone en jaque su continuidad en el Fortín. 'Me gustaría seguir en Vélez. Pero después de ver llorar a mi hija voy a pensar qué hago', confesó.
Cabe destacar que la entidad de Liniers atraviesa uno de sus momentos más difíciles. Está anteúltimo en la tabla de colocaciones con 6 puntos (2 triunfos y 6 derrotas), pero lo más grave es que piensa seriamente en el descenso del que sólo escapa por apenas por 7 unidades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia