La pelota naranja demostró que, por lo menos en Salta, está abierta y desde hace unos días cuenta con la primera jugadora transexual, Agustina Solange Pérez (23), quien recibió el fallo del Tribunal de faltas de la Asociación Salteña de Básquet Femenino.
Villa San José es el club que la cobijó desde que recibió su nuevo documento de identidad hace casi dos meses. Pero su historia deportiva se remonta a su niñez, debido a que a los 5 años comenzó a jugar al básquet en Villa 20 de Febrero. Después pasó a San Martín, Sargento Cabral y volvió a la villa, hasta que finalmente dejó el básquet a los 16.
"Siempre tuve el deseo de volver a jugar. La pasión del básquet en mi caso es hereditario porque mi mamá juega actualmente en Libertad. Ella también jugó en San José", dijo a El Tribuno.
Tras su pasado en el básquet del género opuesto al que siempre sintió, se decidió a volver a las canchas por el consejo de una tía.
"Me comentó que Juventud Antoniana iba a formar un equipo y me hizo la propuesta como ya tenía el cambio de identidad. Finalmente Juventud no hizo un equipo, pero las chicas de San José me recibieron muy bien. Soy alera", agregó Agustina, y contó: "Hablé con Gloria Abracaite (presidente de la Asociación Salteña de Básquet Femenino) y ella hizo los trámites correspondientes. Después ya quedé habilitada para jugar".
"Gloria y la Asociación en sí tienen toda la predisposición. Ella quería que juegue y el fallo del Tribunal finalmente salió el jueves, así que yo llevo esa documentación cada vez que me toque jugar", comentó horas antes de disputar una nueva fecha del torneo, ante Villa Belgrano.

Su pasión por Salta Basket

Como cualquier apasionada de la naranja, Agustina remarcó que durante la temporada pasada fue fanática de Salta Basket: "Siempre me gustó el básquet y vi los partidos del equipo. Me entusiasmó ver el Torneo Federal, más allá de que siempre estuvo en mí esas ganas de volver a las canchas".
"Para mí significa mucha responsabilidad jugar al básquet y trabajar al mismo tiempo. Los jueves viajo a General Güemes porque soy estilista en una peluquería y vuelvo antes de los partidos", cerró.

Rumores en Villa Belgrano

"Yo le agradezco el apoyo que me brindaron en la Asociación. Sé que mi situación sirve para que se vaya ablandando a la sociedad, ya que Salta es muy conservadora", indicó Agustina a El Tribuno y la indirecta fue dirigida, también, a su rival de turno.
Hoy, desde las 21, Villa San José se enfrentará con su par de Villa Belgrano y, en relación al partido, Agustina dijo: "Están hablando para no jugar contra nosotras si es que juego yo".
"Me llegó más de un comentario en los que decían que la disconformidad pasaba especialmente por algunos padres de las chicas de Belgrano. Muchas madres me conocen con otra identidad, cuando yo jugaba y ahora no están de acuerdo con mi participación en el femenino", sostuvo.
"De todas maneras, hay un papel firmado por las autoridades que me permite jugar y con ese documento voy siempre. Espero que no pase a mayores porque nosotras queremos disputar el partido. El derecho debe ser igual para todas", finalizó la alera.

El fútbol dio el puntapié


El caso de Agustina Pérez no es el único ni seguramente el último. Antes de que la joven trans sea inscripta en para jugar el torneo de básquet femenino, hubo otros dos casos similares en el fútbol de la Liga Salteña Femenina.
Se trata de Paola Suárez y Vanina Ríos, otras dos chicas trans que juegan para Argentinos del Norte, equipo en el cual encontraron un lugar para hacer lo que más les gusta.
El Tribuno hizo público los casos de estas jugadoras del equipo militar en la edición del 21 de septiembre del año pasado. En ese ejemplar se deja al descubierto que la sociedad aún no está adaptada, pero ellas siguen su lucha. Tal vez acostumbradas por la partida que llevan adelante desde hace años, tanto Paola como Vanina se enfocan en desempeñar su juego y lo hacen frente a los prejuicios de una sociedad conservadora domingo a domingo y disfrutan del lugar por el que pelearon, y donde hoy les toca estar a pesar de todo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia