El futbolista de Atlético Paraná Cristian Gómez, de 27 años, falleció ayer por un paro cardiorrespiratorio luego de haberse descompensado en pleno campo de juego mientras disputaba el encuentro frente a Boca Unidos, como visitante en Corrientes, por la decimosexta fecha del torneo de la B Nacional.
El deceso motivó que la AFA y Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), con el total aval de Fútbol para Todos, suspendieran lo que restaba de la fecha tanto en Primera División como en la segunda categoría.
Tal el caso de Tigre-River y dos partidos de la BN, comunicó la entidad de la calle Viamonte en su cuenta de Twitter.
El fallecimiento del futbolista de Atlético Paraná fue confirmado por el el director asociado del Hospital Escuela de Corrientes, Alfredo Revidatti, quien informó que el defensor "padecía una arritmia cardíaca y durante el traslado en la ambulancia sufrió un paro cardiorrespiratorio, por lo que los médicos le practicaron trabajos de reanimación".
Luego de ser atendido en pleno campo de juego por los médicos de ambos equipos, Gómez fue trasladado en ambulancia de urgencia al citado hospital con un cuadro "de muerte súbita" sufrido cuando se disputaban 32 minutos del primer tiempo del encuentro y ganaba Boca Unidos 1-0. El defensor fue atendido en ese centro asistencial y reanimado por los médicos, pero el cuadro era muy grave y no pudo aguantar un nuevo paro cardiorrespiratorio que terminó con su vida.
Dos semanas después del fallecimiento de Emanuel Ortega, de San Martín de Burzaco, luego de golpear su cabeza contra un paredón, la noticia de Gómez vuelve a sacudir al fútbol argentino.
El último antecedente sobre una situación similar fue la de
Héctor Sanabria, delantero del ascenso que falleció tras sufrir una muerte súbita mientras jugaba para Deportivo Laferrere frente a Lamadrid, por la Primera C, el 27 de agosto de 2013.
Gómez, oriundo de Rafaela, había llegado a Atlético Paraná en el último mercado de pases, luego que el club selló su ascenso a la Primera B Nacional. Ante la gravedad de la situación, el árbitro Facundo Tello decidió suspender el encuentro, tras un tiempo prudencial a la espera de novedades acerca de la salud del futbolista, ante la preocupación de sus compañeros.
El arquero Gastón Sessa, referente de Boca Unidos, expresó su solidaridad con los compañeros y le dijo al árbitro Tello que estaban a disposición de la suspensión.
Ramón Gómez, veedor de la AFA, señaló en declaraciones radiofónicas que el futbolista "llegó sin signos vitales" al hospital y que "no pudieron reanimarlo. El jugador cayó desvanecido, fue como ataque de epilepsia y por la reacción de los jugadores vimos que era algo grave", dijo el veedor de AFA.
El plantel, cuerpo técnico y dirigentes de Atlético Paraná se encontraba en una sala aislada del hospital Escuela, visiblemente consternados por la muerte repentina de este futbolista rafaelino de 27 años, cuyo traslado desde la cancha al hospital se realizó en solo siete minutos, debido a un operativo especial coordinado por la Policía de Corrientes.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia