Todo está sentenciado en la serie A italiana. Nada parece poder dejar a la Juventus sin su cuarto scudetto consecutivo, ni a Carlos Tévez sin el premio de mejor jugador de la temporada.
Con la victoria de ayer por 1 a 0 sobre Genoa, el conjunto turinés suma 67 puntos y mantuvo la diferencia de 14 unidades con su escolta, Roma, que venció por un resultado similar a Cesena.
El Apache tuvo un partido con altibajos. Por un lado, anotó el único gol de su equipo, a los 25 minutos del primer tiempo, tras dejar a dos rivales en el camino y sentenciar con un soberbio remate, imposible de parar para el arquero.
La contracara llegó en el segundo tiempo, cuando el arquero le detuvo un penal que no fue lo suficientemente esquinado.
El penal fue 100% de industria nacional, ya que la falta la sufrió el mediocampista de la Selección argentina Roberto Pereyra, y quién cometió la infracción fue el exboca Facundo Roncaglia.
El delantero argentino, con 16 gritos, es el máximo artillero del certamen italiano, en una temporada que podría convertirse en la última defendiendo esos colores. Son varias las versiones que lo colocan a partir de junio de vuelta en el club de ribera.
Consultado sobre sus próximos pasos, el Apache no quiso dar demasiadas definiciones. "¿Futuro? No hablo del futuro. Me siento feliz, simplemente déjenme disfrutar de este momento único", afirmó.
Tévez cerró una semana brillante, ya que venía de ser la figura en la serie ante el Borussia Dortmund, por la Liga de Campeones, al anotar dos goles en Alemania y sellar la clasificación a los cuartos de final.
Después de este encuentro ante Genoa, Tévez se sumará al seleccionado argentino que hará una gira por los Estados Unidos para jugar los amistosos contra El Salvador y Ecuador, de cara a la Copa América de Chile.
Además de Tévez, Pereyra y Roncaglia, jugaron el partido los argentinos Nicolás Burdisso y Perotti, para el Genoa.
Embed


Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia