En un nuevo capítulo escandaloso del desordenado fútbol argentino, se confirmó que la Superliga no comenzará en agosto, sino que se pospondrá un año.
Después que haya sido aprobada por 70 votos a uno el miércoles pasado en el predio que la AFA tiene en Ezeiza, el nuevo formato de torneo quedó en suspenso.
Según trascendió, FIFA objetó varios aspectos del estatuto que se está redactando sobre el torneo y, como no dan los tiempos para reformarlo, su inicio se retrasará hasta mediados de 2017.
Además, antes que arranque el campeonato, que estaba previsto para el 19 de agosto, era necesario presentar ante la Inspección General de Justicia (IGJ) el nuevo estatuto para que sea aprobado. Así las cosas, el próximo campeonato comenzaría el 26 del mes próximo con 30 equipos, en el formato todos contra todos, con el agregado que ante el clásico rival se jugará dos veces.
Además, habrá cuatros descensos a la Primera B Nacional y desde esa categoría existirán dos ascensos.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia