Las malarias parecen llegar todas juntas para los equipos salteños que participan en el torneo Federal A, que de a poco van reduciendo sus ilusiones y expectativas al no cumplir con los objetivos previstos, especialmente Juventud Antoniana. El santo, que en el punto más álgido del torneo, no solo paga por la vehemencia de jugadores que terminaron expulsados, suspendidos e hicieron resentir fuertemente la base del equipo, sino también padece por la cadena de lesiones que viene sufriendo en las últimas fechas. Y a ellas se le suma una de las más sensibles, que se terminó de confirmar en las últimas horas, paradójicamente, el día que Rubén López asumió como nuevo responsable de la preparación física en el plantel profesional antoniano. El capitán del santo se resintió en el isquiotibial de su pierna derecha el pasado domingo, durante el empate del equipo antoniano con Tiro Federal, en Bahía Blanca, y recién se confirmó su desgarro. Si bien desde el cuerpo técnico son optimistas en recuperar al capitán de Juventud para la última fecha del reducido, frente a Cipolletti, en Río Negro, su recuperación le demandaría alrededor de quince días y recién podría reaparecer a pleno para los play offs (habrá que ver los calendarios que tendrá el equipo de Pascutti, teniendo en cuenta que aún tiene chances de meterse en los cuartos de final de los play offs).
Se confirmó que el santo recibirá a Chaco For Ever el domingo a las 17.30, en el Martearena, partido clave para seguir con chances de meterse entre los mejores cuatro, aunque está a tres puntos del actual cuarto y no depende de sí mismo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia