San Lorenzo, con equipo confirmado tras la recuperación de todos sus futbolistas, a excepción del mediocampista Néstor Ortigoza, completó su penúltimo entrenamiento para la gran final del domingo próximo ante Lanús, en la cancha de River Plate.
El óptimo estado físico del mediocampista Juan Mercier, que padecía una inflamación en la cápsula posterior de la rodilla derecha, y del delantero Nicolás Blandi, que abandonó el anterior partido ante Banfield por un microdesgarro en un pectoral, despejó dudas sobre la conformación del once inicial que buscará el 13º título local en la historia del club.
De esta manera, el director técnico Pablo Guede sólo deberá buscarle reemplazante a Ortigoza (desgarrado) y Franco Mussis resultó elegido en una puja con el mediocampista ofensivo Pablo Barrientos y el extremo Héctor Villalba.
En relación a la formación que igualó el pasado domingo ante el taladro, San Lorenzo presentará otras dos modificaciones, pues el central Matías Caruzzo y el lateral izquierdo Emmanuel Mas ya cumplieron la fecha de suspensión que debían y regresarán en lugar del colombiano Pedro Franco y el juvenil Lautaro Montoya.
De modo que el equipo alineará a Sebastián Torrico; Julio Buffarini, Marcos Angeleri, Caruzzo y Mas; Mercier; Fernando Belluschi, Mussis y Sebastián Blanco, Ezequiel Cerutti y Blandi.
Entre los jugadores disponibles para el entrenador también estará el emblemático Leandro Romagnoli, que se había quedado afuera de la convocatoria anterior por un edema de grado 1 en el isquiotibial derecho.
San Lorenzo cumplirá mañana desde las 18 en la Ciudad Deportiva su última práctica antes de dirimir un nuevo Campeonato de Primera División. La final se jugará el domingo desde las 16.15 en el estadio Monumental, con arbitraje de Darío Herrera.
Los hinchas azulgranas agotaron en dos días las 34.000 localidades disponibles en la cabecera Sívori y la platea Centenario de la cancha de River.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia