El nombre de Pablo Walter resonó en las paredes del Delmi poco después de la confirmación de Salta Basket en el Torneo Nacional de Ascenso y el pivote pisará el estadio de Ibazeta y O'Higgins, aunque integrando un equipo rival. Se lo imagina lleno, como en las instancias finales del Torneo Federal de básquet.
El salteño, de 29 años, tuvo una muy buena temporada en Central Entrerriano y era sabido que algún equipo de renombre lo iba a buscar, hasta que Comunicaciones de Mercedes (Corrientes) lo contrató y seguramente su equipo integrará la misma conferencia que Salta Basket en el campeonato que arranca a mediados de octubre.
A días de su partida al Litoral del país, Walter habló con El Tribuno sobre lo que vendrá para él en un equipo que le compró la plaza a Sport Club de Cañada de Gómez y que contará con varias figuras.
"Se formó un grupo con grandes nombres, como Hernando Salles, Donovan Marshall (uno de los mejores extranjeros del TNA), José Fabio y Alejandro Peralta, entre otros. Los dirigentes se esforzaron y seguramente vamos a tener un equipo para pelear", dijo el hombre formado en Luz y Fuerza.
Con respecto a su trunca llegada a Salta Basket, Walter comentó: "Mi representante estuvo en contacto con Ricardo (De Cecco), pero no hubo nada concreto. De todas maneras me voy muy contento a una provincia muy apasionada por el básquet", aseguró.
Sin embargo, admitió que jugando para Central Entrerriano estuvo muy atento al gran desempeño de los infernales. "Seguí los partidos porque soy amigo de algunos de los chicos que jugaron para Salta Basket y me sorprendió haber visto el Delmi lleno, especialmente contra Atlético del Tala y Parque Sur".
Por eso, ya se imagina visitando su provincia natal y jugando en un estadio completo. "Va a ser lindo poder jugar en el Delmi y ojalá que esté lleno".
"A ese partido lo voy a tomar como un desafío, como otro partido más, aunque esté cerca de mi familia y amigos y voy a querer ganarle a los chicos. Seguro antes hablaré con Álvaro (Álvarez) y Fede (Parada)", agregó.
Con respecto al contagio que tuvo la gente por Salta Basket, Walter aseguró que lo puso muy contento "porque gracias a Dios, por fin está levantando el básquet de Salta. El proyecto le hizo bien a la provincia y la gente estaba emocionada. Yo me fui muy chico, pero las cosas anteriormente no se hicieron bien, porque de lo contrario la disciplina hubiese estado mejor. Ahora hay que mirar para adelante", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia