A sus 37 años, Manny Pacquiao parece seguir teniendo hielo en su carrete ya que dejó la puerta abierta a la chance de seguir su carrera, luego de pelear con Timothy Bradley el 9 de abril en Las Vegas.
En principio Pacquiao había anunciado que el combate ante Bradley sería el último pero sorprendió al declarar ante la prensa que podría continuar en la actividad.
"Es difícil decir por ahora qué haré en el futuro. Estoy entrenando para la próxima pelea y no puedo responder sí o no", expresó Pacquiao.
"La decisión que tomé es regresar a Filipinas para ayudar a mi gente, pero no sé lo que voy a sentir cuando esté retirado", comentó Pacquiao, miembro de la cámara de representantes del Parlamento de Filipinas y candidato a una banca en el Senado en las elecciones de mayo próximo.
En tanto, su entorno está convencido que Pacquiao (57-6-2/ 38 ko) está en buenas condiciones físicas y todavía puede brillar en el ring.
El exmúltiple campeón mundial no quiso hablar de otro combate ante Floyd Mayweather, quien anunció su retiro del boxeo, pero muchos no se lo creen.
La prensa en general sostiene que el filipino podría seguir en los cuadriláteros esperando un segundo choque con Mayweather, del que se cree, solo podría ser un retiro temporal.
Mayweather, el 5 de mayo de 2015 en Las Vegas, derrotó a Pacquiao en forma clara pero en una pelea deslucida, lo cual hace dudar que un desquite pueda alcanzar los fabulosos ingresos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia