El filipino Manny Pacquiao conquistó anoche el cinturón welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al superar por puntos en 12 rounds en fallo unánime al estadounidense Jessie Vargas, en un duelo disputado en el Thomas y Mack Center de Las Vegas con Floyd Mayweather en el ring side.

Pacquiao, de 37 años y senador en su país, se coronó por tercera vez titular de la división welter, en un combate donde dos jueces lo vieron ganar por 118-109 y el restante solamente le dio un punto de ventaja (114-113)

El boxeador asiático, el primer senador de la historia del boxeo que se consagró campeón mundial, volvió a combatir tras 210 días, cuando derrotó al local Timothy Bradley en abril pasado, después de la derrota sufrida ante Mayweather en mayo de 2015.

La victoria de Pacquiao fue legítima y hasta lógica en una pelea que controló desde el comienzo ante un rival que hizo lo que pudo ante la superioridad del filipino.

En el segundo round, Pacquiao envió a la lona a Vargas con una potente derecha al mentón y de allí en más, a pesar de que no tuvo la velocidad que lució tiempo atrás, manejó las acciones sin inconvenientes.

Cuando finalizó la pelea y, tras escuchar el fallo del jurado a su favor, Pacquiao festejó el triunfo en la esquina del ring cercana donde estaba sentado Mayweather, a quien saludó. Pero el estadounidense lo observó con tranquilidad y no realizó gesto alguno.

Pacquiao (59-6-2/ 38 ko) de 37 años, diez más que Vargas (27-2-0/ 10 ko), conquistó su tercer título mundial de la división welter y mejoró su récord de ocho coronas del mundo en divisiones diferentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia