Son de esas historias que emocionan. Este fin de semana, la Universidad de Mount Saint Joseph le cumplió el sueño a Lauren Hill, de 19 años, de jugar en el equipo durante el partido inicial de la nueva temporada de la NCAA. A Lauren Hill, una joven estudiante, a la que le apasiona el básquetbol le diagnosticaron hace unos meses un cáncer cerebral terminal. Los médicos le dijeron que no se puede operar e, incluso, le estipularon un plazo máximo de 24 meses más de vida. Así de crudo. Este fin de semana, Lauren jugó unos minutos y pudo anotar un doble, que fue festejado con el corazón por todo el estadio.
Hill sufría incesantes dolores de cabeza que la obligaron a una consulta médica que tuvo un resultado inesperado y devastador: tenía cáncer en el cerebro. Una de las promesas más auspiciosas de su universidad encontraba un abrupto final no solo a su carrera, sino también a su vida.
A partir de allí, transformó su vida en el tour de sus sueños, los cuales iba cumpliendo uno a uno hasta tachar una extensa lista de cosas por hacer antes de una muerte que, amenazante, podría ser en los próximos días.
Embed
Uno de sus últimos objetivos era disputar un partido de la liga universitaria de básquetbol. Por expreso pedido de su equipo, la Universidad de Mount St. Joseph de Cincinnati, pudo debutar en su año como rookie frente a Hiram.
Comenzó jugando y de los 17 segundos que estuvo en cancha machacó el aro con una bandeja. Después de eso, todos se juntaron para celebrarla junto a ella. A falta de 20 segundos para el final, entró nuevamente y volvió a convertir un doble, el último doble de su vida.
Este caso también conmueve a los Estados Unidos ya que es muy parecido al de Brittany Maynard, quien el 1º de noviembre cumplió su promesa de quitarse la vida luego de que los médicos le diagnosticaron un tumor cerebral.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas



Comentá esta noticia