Emotivo por donde se lo mire, el regreso de Martín Palermo tras una grave lesión fue de película.
En la previa, Américo Rubén Gallego, DT de River en ese entonces, bromeó con la vuelta del 9 de Boca diciendo que si Bianchi ponía a Palermo en el banco, él ponía a Francescoli en el banco de River.
El 24 de mayo del 2000, Palermo ingresó por Alfredo Moreno y en el último minuto del partido, marcó el tercer tanto de Boca para cerrar la goleada y la clasicifación en la Copa Libertadores.
na noche con un Palermo emocionadísimo y agradeciendo al cielo un regreso soñado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia