Manny Pacquiao regresó hoy a Filipinas, 10 días después de su derrota ante el estadounidense Floyd Mayweather y dejó entrever que su retiro podría estar cerca.
"Primero me voy a concentrar en curar mi hombro. Después, anunciaré la continuación de mi carrera o mi retirada", declaró el púgil filipino a la prensa, con el brazo en cabestrillo, después de haber sido operado del hombre el pasado 6 de mayo. Una lesión de la que podría tardar seis meses en recuperarse.
"No digo que vaya a retirarme, pero se acerca. Tengo ya 36 años y cumpliré 37 en diciembre", insistió Pacquiao, todo un ídolo en su país, pero que en esta ocasión fue recibido de manera modesta.
Aún con la sangre en el ojo por un combate que se le escapó de las manos, Paquiao expresó: "He vuelto a ver el combate y he contado los puntos. Gané por dos puntos, pero (los árbitros) tomaron una decisión y hay que aceptarla".
Consultado por una posible revancha ante el estadounidense, Pacquiao declaró: "Me gustaría. La deseo. Pero mis prioridades inmediatas son mi hombro, mi papel como diputado y mi familia".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia